Gohaninengland


¿Y tú? ¿Realmente lo diste todo?
27 julio 2009, 22:44
Filed under: Personal

Hace unos meses hablando en la barra de un bar sobre peluqueros y lo difícil que es que salgas contento con el resultado, me recomendaron una peluquería. Me contaba mi amigo que no es la típica peluquería que estamos acostumbrados a ver, con sus chonis, cotilleos y olor a laca, que esta en concreto era algo especial, diferente, pero que realmente merecía la pena darle una oportunidad ya que cortaban muy bien el pelo y además era barata. Llevo viviendo en el mismo sitio desde hace 2 dos años y cada vez que a tocado he probado una diferente, sin llegar a conseguir el resultado deseado en ninguna de ellas, desde franquicias Marco Aldany hasta salones de belleza de lo más casposo y tradicional. El problema puede ser que no admito de una vez por todas que no soy uno de esos guapos modelos que exhiben corte de pelo a la moda y nunca lo seré, pero ese es otro tema.

El caso es que acepté la recomendación, y a la tarde siguiente busqué el sitio según las indicaciones que mi amigo me dio. Al llegar a la puerta casi me doy media vuelta creyendo que aquello no podía ser una peluquería, o que mi amigo me había tomado el pelo (¿que bien traído verdad?). Imagina un local con un aspecto exterior a caballo entre un destartalado locutorio y una tienda de alimentación de las de toda la vida, de las que casi no quedan, pero con algún que otro póster descolorido por el sol de modelos con peinados algo pasados de moda en el escaparate. Era un local muy pequeño, y de no ser por la puerta que en ese momento se encontraba abierta cualquiera diría que estaba abandonado. Me abrí paso retirando con la mano la cortina de mimbre que protegía el interior de miradas curiosas y descubrí que efectivamente allí se cortaba el pelo a la gente, o al menos eso parecía. El local era todavía más pequeño de lo que parecía por fuera, había sólo un lavabo para lavar cabezas, cuatro viejas sillas contra la pared a modo de sala de espera y una única silla de peluquería frente al espejo principal, todo esto con el tamaño del salón de estar de un piso estándar. Parecía como si la noche anterior le hubiesen dado una patada a la puerta y alguien hubiera decidido que iba a montar allí su negocio, o eso o que el dueño y único peluquero que allí había fuese un fanático de la decoración austera basada en el mobiliario de la URSS en los años 50. Llegué a la rápida conclusión de que si sólo había una silla y un espejo, los clientes pasarían de uno en uno ¿alguien dijo multitarea?

Saludé y pregunté al tipo de las tijeras si habría que esperar mucho para que me esquilasen, me contestó que unos 20 minutos, que me podía sentar mientras tanto en alguna silla. Fue lo que hice, y me puse a leer una de las pocas revistas que había desperdigadas por allí, era de coches y tenía varios años, un clásico en todas las peluquerías como el que te digan que tienes que esperar 20 minutos y al final acaben siendo 45. En un viejo radiocassette sonaba la banda sonora de Amelie como fondo, lo que unido a lo austero y sencillo de la decoración le daba a aquel lugar un carisma y una personalidad propia, era como participar de extra en una producción de cine italiano de los 70. El peluquero al cargo del chiringuito era lo más alejado del estereotipo de peluquero común. Unos 40 y tantos años, para empezar no era ni gay ni medio amanerado (no todos tienen porque serlo desde luego, pero ya se sabe como son los tópicos), hablaba sin tapujos y con desparpajo tanto de fútbol, como de mujeres, como de drogas y juergas que se había corrido o tenía en proyecto. Pero sobre todas las cosas lo que aquel hombre transmitía era una gran seguridad en si mismo, una gran sinceridad y un sentido del humor muy especial, muy educado pero al mismo tiempo mordaz e inteligente, con un punto de ironía que resultaba letal. No me voy a enrollar mucho, sólo decir que me lo pasé pipa tanto el tiempo que estuve de espera sentado y me reí mucho, con especial reseña al momento en el que entró un colega suyo y dejó inmediatamente de cortar el pelo a la persona que tenía allí para empezar a pegarse (en broma) y a darse cabezazos mientras gruñían como si fuesen jugadores de fútbol americano en pleno ataque de testosterona, me quedé con la boca abierta, y me reí mucho porque es lo que suelo hacer yo con mis colegas también cuando nos da por ponernos cariñosos. Ah, y el pelo me lo cortó muy bien, lo dejó exactamente como yo quería. Además su estilo de trabajo era muy metódico, perfeccionista y limpio, rápido y enérgico pero sutil y delicado al mismo tiempo. Era la viva imagen de Edward Scissorhands cuando se ponía en faena. Tan contento salí de allí que decidí que aquella iba a ser a partir de ese momento mi peluquería elegida en próximas ocasiones.

Esta tarde, unos meses después, tocó volver a mi cita con la tijera y el secador. Estaba sentado en una de las viejas sillas otra vez mientras ojeaba la misma vieja revista de coches, cuando sin poder evitarlo he empezado a pegar la oreja a la conversación que tenía lugar delante mío entre el peluquero y su cliente. Al parecer se conocían de antes, pero por la conversación se deducía que hacía bastante tiempo que no se veían. El cliente le comentaba que estaba pasando por una mala etapa de su vida, que ya no tenía ilusión en lo que hacía y que se encontraba sin fuerzas para afrontar el día a día, además su mujer había fracasado en un pequeño negocio que abrieron recientemente, en el cual debieron invertir todo lo que tenían. Al margen de las deudas económicas, lo que más le preocupaba era el pesimismo que envolvía su vida desde hacía unos meses, una dinámica perdedora y deprimente, sentía que había cometido demasiados errores a lo largo de su vida, los cuales no iba a poder enmendar, y cuando había sido necesario dar el 120% no lo había hecho, para su frustración. Nuestro peluquero empezó entonces a animarle diciéndole que no se tenía que preocupar, que todos pasamos por esas crisis cuando llegamos a cierta edad, y que aunque hayamos llegado muy lejos, siempre tendremos la duda de si llegado el momento realmente lo dimos todo, o no. Aquello me llamó la atención y me hizo reflexionar, siempre me han gustado las historias  de perdedores que intentan luchar contra su mala fortuna y fracasan una y otra vez en su empeño, lo que les hace aún más entrañables. Pero aquello era una duda, una reflexión que indefectiblemente todos hemos tenido, tenemos y tendremos al llegar a la madurez. ¿Realmente lo dimos todo? ¿Realmente somos conscientes de que vida sólo hay una? ¿Es esta la vida que merecemos en base a nuestro sacrificio?

A menudo tengo la sensación de que vivimos demasiado enfrascados en la rutina del día a día, concentrados en llegar a las obligaciones diarias, ser unas personas dóciles, no meternos en líos y cumplir con nuestros horarios, sean cuales sean, dejando para el día siguiente proyectos a medio o largo plazo por los que daríamos todo lo mejor de nosotros mismos. Y todo eso sin parar en algunos momentos a pensar en qué sentido tiene cumplir con nuestro puesto de pequeño engranaje dentro de la sociedad, qué estamos construyendo y porqué, así como qué dejamos de lado, en que nos concentramos y gastamos nuestras fuerzas a diario y en que nos gustaría hacerlo. Naturalmente a lo largo de nuestra vida habremos dejado pasar oportunidades, oportunidades desperdiciadas que cuando pasen los años recordaremos con melancolía, pensando en lo que pudo ser, y por supuesto no fue.

Anuncios

19 comentarios so far
Deja un comentario

Siempre cada dia desde que tengo uso de razón por un instante paro y pienso, me recuerdo a mi misma la suerte que tengo de poder disfrutar lo que me rodea y miro alrededor con otros ojos consciente de que vida solo hay una y hay q aprovecharla, pero tb soy consciente de q no todo el mundo tiene esa capacidad y para eso estoy yo aqui para recordarles a quienes me rodean que la vida son 3 dias y ya vamos por el segundo! a disfrutarrrr 😛 besos

Comentario por Helena

Cuando hablas de esos perdedores entrañables no puedo evitar pensar en Woody Allen. Creo que muchas de sus historias son autobiográficas. Es el ejemplo de persona que se ha sentido perdedor, pero que ha acabado haciendo lo que le gusta aprovechando precisamente esa imagen. Curioso.

Comentario por Nesta

Pues si, yo también creo que perdemos media vida e ilusiones día a día… pero muchas veces no nos queda más remedio. Hay que trabajar, ganar dinero… queda poco tiempo para soñar…

Un besitooo

Comentario por acoolgirl

Pensar en todo esto, en el tiempo que perdemos, en las cosas que no valoramos, en las oportunidades que no se han aprovechado… es triste, muy triste. A veces, cuando hay poco margen de maniobra, dejarse llevar de vez en cuando es menos doloroso, aunque también es menos elegante y, desde luego, menos polite. Un beso

Comentario por Gordi

Ah! que mal rollo, no me hagas plantearme ese tipo de preguntas que seguro que no lo di ni lo daré todo nunca. Me paso la vida trabajando o no haciendo nada 😀

Saludos.

Comentario por .undermind

Pues yo soy partidaria del carpe diem con algo de cabeza..que la utilizo para saber en qué merece la pena arriesgar y darlo todo y en qué no, pero por lo general cuando algo me plantea la duda suele ser porque me interesa demasiado como para quedarme con la duda…y prefiero arrepentirme despues (que nunca lo hago) de haber perdido, que de quedarme con la duda de …y si lo hubiera intentado? Soy optimista…por lo tanto siempre tengo que arriesgar porque me creo capaz de ganar.

besitos

Comentario por Blind-y

jajjaja, a ese peluquero creo q va alberto…es un figura!!!

Comentario por Weso !

Recuerdo cuando a mi novio (en aquella época remota del pasado en que fui pareja) le venía el miedo de llegar a viejo y al mirar atrás darse cuenta de que había desperdiciado su vida. Años más tarde, un amigo mio, del que sufrí un enamoramiento voráz y pasajero, me contaba lo mismo. Yo les decía lo mismo a los dos, que comerse el coco con miedos de ese tipo sí que era una perdida de tiempo.

Afortunadamente, es un miedo que yo nunca he sentido. He dado precisamente lo que he querido dar, ni más ni menos. Os recomiendo un post de un blog vecino http://massobreloslunes.blogspot.com/2009/08/lo-que-se-sobre-la-felicidad.html
me parece muy interesante

Comentario por caótica

Un grandísimo post, en su redacción y en su valioso mensaje.

Poco puedo aportar a lo dicho, hay que vivir el ahora plénamente, pero mejor que sea un ahora que decidamos y nos guste para poder precisamente dar lo mejor de nosotros mismos. las obligaciones y el sobrevivir no son en sí negativas si no que por desgracia nos vienen dadas por los demás, por la sociedad, por “lo correcto”, sentar cabeza, aburguesarse, volverse un calzonazos de la pareja…

El problema no es la cantidad de tiempo perdida si no la cantidad de cosas que no queremos hacer y hacemos por miedo a ser excluidos del rebaño.

Comentario por Marc Vidal

Ya he dejado, aunque no siempre puesto que un ser racional soy, de volver la vista atras. El ayer pasó y las decisiones que dejamos de tomar nos llevaron a tomar otras que nos han traido a donde estamos en este momento. Para mí lo importante realmente es disfrutar de todo lo que podamos, afrontar la vida con optimismo, ser conscientes de que somos únicos dentro de esta sociedad devoradora que nos consume que nos esclaviza……y no sé en cierta manera continuar nuestro camino, ese camino que parte desde la puerta de tu casa y te lleva a emprender el viaje más alucinante de tu vida. El viaje de tu propia existencia.

Comentario por Diom3des

La vida se vive, no la dejes pasar.
cumple con tus obligaciones, pero haz de ella lo que tu quieras o puedas, pues a tí y solo a tí ha sido concedida. No la pediste, ni la que tienes… ni ninguna otra.

Muchas veces nos damos cuenta que si no hacemos algo es por temor a hacerlo mal y nos dejen fuera del rebaño y tal..y tal…, de un tiempo a esta parte me doy cuenta de que dejar de hacer lo que a uno le suena bien, o le gustaria llevar a cabo es una tonteria.

Me alegro de que fueses a ese peluquero, que a simple vista su establecimiento parecia un carajo, y ahora es sede de risas y buen hacer, y ademas creo que te mande yo jajajajajaja…

Cada dia escribes mejor, pues escribir no es solo contar, si no hacer pensar.

Comentario por DR. GUARJOL

@Helena, en ello estamos, disfrutando a ratos.

@Nesta, has dado en el clavo, me encanta Woody Allen, y el tipo de perdedor que suele retratar encaja con el perfil que me refería. ¿Son o no son entrañables?

@acoolgirl, esa es la cruz que nos ha tocado, currar y currar, menos mal que todavía no nos han quitado el poder soñar…

@Gordi, dejarse llevar es un recurso cómodo, peligrosamente cómodo, al que una vez te acostumbras te va chupando las energías d para reemprender la lucha.

@.undermind, hombre que no pasa nada por reflexionar un poquito! 🙂

@Blind-y, ¡esa es la actitud! 🙂

@caótica, ya sé que es una pérdida de tiempo pensarlo, pero a veces cuando te pones a divagar en esos momentos de filósofo que todos tenemos surgen estas dudas. Me alegro de que a ti no te pase 🙂
Por cierto, muy bueno el blog recomendado, ha pasado a ser de los imprescindibles. ¡Gracias!

@Marc, ¡Me vas a sacar los colores! Gracias por los (no merecidos) cumplidos, me gusta esa idea de ser excluido del rebaño, tengo ganas desde hace tiempo de escribir sobre ello…

@Diom3des, vaya, y luego me dicen a mí que me pongo filósofo jeje. Desde luego si algo que en mi vida me sirve para conseguir cosas y afrontar el día a día, eso es el optimismo, me da la energía necesaria para no estar todo el día amargado y cabreado con el mundo, y créeme que hay días que lo haría. Bienvenido por aquí. 🙂

@DR.GUARJOL, pues sí, me mandaste tú. Hasta que no has sido protagonista de un post no te has dignado a comentar cabronazo! Por supuesto gracias por tu última frase, da ánimos.

Gracias a todos y todas por ceder parte de vuestro tiempo en comentar, se agradece.

Comentario por Gohan

Donde vivo la lucha es por sobrevivir,para poder satisfacer necesidades básicas. Y no faltan los momentos donde no hay una luz al final del túnel, cuando uno se cuestiona si tantos esfuerzos valen la pena para tan poco. Entonces cómo enfocarse a asumir riesgos si son pocas las oportunidades???

Comentario por juank

@juank, hoy precisamente charlando con una amiga ha surgido una conversación que tiene algo que ver con lo que planteas. Mi amiga se quejaba de que trabaja demasiado y apenas tiene tiempo para disfrutar. Y es verdad que trabaja mucho, pero también es cierto que muchas veces nos quejamos “de vicio”.

Cuando tu prioridad al cabo del día es sobrevivir y conseguir algo que echarte a la boca, tu escala de valores cambia por completo. Lo que en España puede parecer una vida de mierda, en otras partes del mundo sería un verdadero paraíso y cualquiera daría todo lo que tiene por cambiarse por tí para estar tan “jodido”. Estar jodido en el primer mundo no es estar jodido, aunque a veces se nos olvida.

No sé donde vives juank, pero lo que me motiva a mí para seguir adelante debería ser lo mismo que te motive a tí, esto es superación y conseguir o lograr un futuro mejor. Ya sea para uno mismo o para nuestros seres queridos, aunque las dificultades y las penurias no sean comparables y te quiten las ganas de seguir adelante. Al final todo esto de luchar en la vida se reduce a Maslow.

Gracias por tu comentario.

Comentario por Gohan

Gohan! Amigo, tanto tiempo! 😀

Comentario por Santiago Lucas

¿Donde andas tío? Que esto parece la coronilla del amo del calabozo, por lo desierto…

Espero que estés bien!!

Comentario por Retroyonki

A C T U A L I Z A V A G O !!!!

Comentario por Weso !

me encanta la gente que e dej llevar ,que no guarda composturas y se mustra como es le pese a quien le pese saludos del ego

Comentario por ego

Pienso que muchas veces desperdiciamos las grandes ocasiones que se nos plantean, y luego, toca arrepentirse.
Respecto a tu comentario, el estilo de Meko y Krazé a mí tampoco me entusiasmaba antes, pero ahora creo que hay que reconocer su calidad. Y lo de Del Valle, una de las razones por la que los pusimos fue para que, si lo leía alguien, les diera una oportunidad para conocer su música.
Muchas gracias por molestarte en leernos, un saludo.

Comentario por Hip N' Roll




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: