Gohaninengland


164 días después
7 enero 2010, 20:56
Filed under: Personal

Un despertar tenso, con sobresalto. La alarma del teléfono móvil había estado sonando incansablemente durante un buen rato y sin embargo fue incapaz de recordar en que momento decidió apagarla para, de una vez por todas, rendirse y caer en un profundo sueño. Se estiró perezosamente y observó, con cierta preocupación, cómo la débil luz del sol se colaba por la rendija de la ventana. Sin duda era tarde. El día terminaba ahí fuera y él ni siquiera había salido de la cama. Se lo recriminó a si mismo en un fugaz reproche, aunque no demasiado duro.

Aún medio dormido tanteó torpemente la superficie de la mesilla de noche en busca del móvil para comprobar cuánto tiempo se había quedado dormido desde la última vez que apagó la maldita alarma. Afortunadamente habían pasado sólo cincuenta minutos. No era extraño que en circunstancias similares hubieran pasado varias horas, llegando incluso a despertar bien entrada la noche. Una sensación de alivio le recorrió el cuerpo. No tenía porqué, pese a todo no llegaba tarde a ningún sitio, no tenía compromisos, y nadie le esperaba. Bueno, casi nadie.

Lo que más le molestaba de trabajar por las noches era lo fácilmente que a uno se le escapaba el día durmiendo a pierna suelta y sin horario, acostándose con los primeros rayos de sol y despertando cuando la ciudad empieza a dormir. Todo un día desperdiciado, un reparador desperdicio al mismo tiempo. Saltó de la cama y se puso la primera camiseta que encontró por el suelo. Estaba arrugada y desprendía un fuerte olor a tabaco, a juergas pasadas, pero no le importó. Seguramente esa camiseta tuvo que sobrevivir días atrás a una larga noche, una de esas que suelen acabar de día.

Un gélido frío otoñal  inundó todas y cada una de las estancias de su pequeño apartamento; por la ventana recién abierta se colaba el griterío de los niños que acababan de salir del colegio, pudo distinguir a uno de ellos pidiendo escandalosamente la merienda a su madre mientras ésta le recriminaba que no gritase, que no estaba sorda. Junto al vocerío de la calle, el microondas rompía la calma reinante hasta aquel momento, después, el ritual de todos los días: cereales, cigarrillo, una ducha… Había algo de aquella rutina que le seducía y que al mismo tiempo le contrariaba, se sentía a gusto con la sensación de control que ejercía sobre su vida pero no le gustaba estancarse en un mismo y repetitivo día a día. Algo similar a lo que sentía con su recién estrenada libertad.

Ahora vivía solo, aunque hasta hace no demasiado compartió casa, cama y responsabilidades con otra persona. La relación no funcionaba desde hacía tiempo y en el último periodo llegaron a comportarse como extraños que apenas se conocen, aunque lo que sucedía realmente era que se conocían demasiado bien, y eso desgasta si no se está hecho el uno para el otro. Donde antes hubo pasión, amor y cariño, hoy sólo quedaba un poso de distante indiferencia. Amargo y frío final.

Mientras terminaba el austero desayuno, compuesto únicamente de leche con azúcar y galletas, iba dándole vueltas a la conveniencia de presentarse o no en la fiesta de despedida que su ex había organizado aquella noche, ya que en pocos días, ella volvería a su ciudad de origen para dar por fin carpetazo a esa etapa de su vida, una etapa marcada a fuego por la relación que mantuvieron. Un SMS recibido unos días atrás hacía las veces de invitación, sin duda le supuso una sorpresa recibirlo, aunque lo impersonal del mensaje dejaba claro que no había sido escrito pensando en él. Después de como había terminado su último encuentro con ella, lleno de reproches y puyas, parecía una buena manera de despedirse y poner algo de paz de por medio. 

La noche había caído en la ciudad y del alboroto de los niños ya no quedaba nada, si acaso algún coche todavía desafiaba la calma que poco a poco iban tomando las calles. Los días cada vez eran más cortos y fríos, señal de que el invierno se echaba encima.

Había planeado acercarse a saludar y no pasar demasiado tiempo allí. Aquella casa había sido suya, de ellos dos más bien, hace no tanto, y volver allí iba a ser un mal trago. Se recostó perezoso en el sofá mientras apuraba el cigarrillo y las ideas de como salir de aquella sin sufrir demasiado. Empezó a recordar el verano y se sonrió. No había sido especialmente intenso, pero no hay duda de que estuvo lleno de algunos buenos momentos. Fue recapitulando, echando la vista atrás, recordando pasajes de la primavera, de la ruptura, imágenes de la mudanza. Un sentimiento de tristeza y melancolía le invadió. Se recostó un poco más en el sofá. Los recuerdos pasaban inconexos por la moviola de su cabeza. Tan solo habían pasado unos meses, pero se asustó al ver lo lejano que parecía todo ya.

Sintió un nudo en la garganta. Últimamente la echaba de menos. Sus caricias, un beso, su sonrisa, su ropa tirada por la habitación… Se sintió arrepentido de muchas cosas, de muchos errores, le sucedía a menudo. Tenía ganas de llorar, llorar por lo solo que se sentía, pero ni siquiera las lágrimas querían acompañarle en ese momento. Se veía la persona más sola del mundo, se veía muriendo viejo y solo. Decidió que no iba asistir a la despedida. Sabía que aquello sería tomado como un gesto de cobardía por su parte, que llegado el momento incluso se lo podrían reprochar, pero le daba exactamente igual, no quería hacerse más daño.

Y allí se quedó, hastiado e impotente, esperando que la penitencia terminase cuanto antes mientras se ahogaba en el pozo cada vez más. Pero de repente ocurrió algo. Recordó que existía una válvula de escape, una válvula que tiempo atrás le sirvió para enfrentarse cara a cara con sus fantasmas. Como uno de esos amigos que nunca te falla. Dudó si era lo más adecuado, pero se convenció de que no tenía nada que perder por intentarlo. También sería una buena oportunidad para redimirse por el abandono sin previo aviso, y una forma de responder a los que le animaron a continuar. Sí, definitivamente lo iba a hacer.

Se despojó de la manta, se levantó del sofá en que parecía haber estado durante horas y se dirigió, todavía con ojos vidriosos pero con energías renovadas, al escritorio donde descansaba su ordenador portátil. Lo encendió y unos segundos segundos después y tras varios clicks de ratón allí estaba. Habían pasado casi cinco meses, pero todo seguía como lo dejó la última vez. Un montón de recuerdos se agolparon; respiró profundamente. Apagó el móvil, se abrió una cerveza y encendió el penúltimo cigarrillo. Acto seguido pinchó en “Crear nueva entrada” y empezó a escribir este post.

P.D. Gracias a los que me habéis animado a seguir, a los que esperabais algo más de este blog, y a los que todavía no habéis borrado el feed. Feliz dosmildiez.

Anuncios

19 comentarios so far
Deja un comentario

Te echaba de menos. Bienvenido de nuevo. Feliz 2009+1

Comentario por Gordi

No es fácil asumir los finales, una historia triste, y valiente!Me gusta mucho como escribes. Feliz 2010! Animo!

Comentario por Blind-y

Se te echaba mucho de menos Gohan. Lamento que la vuelta sea amarga, pero me alegro de tenerte por aquí otra vez. El blog no cura, pero palia un poco.

El post, impresionante, de lo mejor que te he leído. Se nota que lo necesitabas.

Feliz año.

P.D: El otro día estaba pensado si borrar el enlace de mi blog&roll, si tardas mas no se qué habría pasado 😉 Bienvenido de nuevo.

Comentario por .undermind

Vaya vacaciones que te has pegado 😉

Bienvenido de nuevo.

Comentario por Nesta

Me alegro de volver a leerte, aunque sea así, tan amargamente humano. Estoy con Undermind, es lo mejor que te he leido. Espero que no vuelvas a irte. La montaña rusa volverá a subir, dejanos ser testigos cuando suceda.

Un abrazo, feliz 2010!

Comentario por caótica

¡¡Ánimo!!

Comentario por Capuleto

Bueno…ya te ha cotado no?, ya era hora de volver a disfrutar leyendote, cacho perro!!
Bonita historia, a que me suena….

Comentario por Weso !

@Todos, gracias de verdad.

Comentario por Gohan

Hola Gohan, me animo a hacerte mi primer comentario. Seguía tu blog con gran expectación ya que disfrutaba con todo lo que te leía, pero pasaron los meses y no había signos de vida… siempre, de semana en semana lo visitaba con esperanza de ver algún post nuevo pero nada… hasta hoy… y al leerlo, comprendí todo este tiempo de “reposo”.

Sólo decirte que mucho ánimo, siempre hay luz al final del túnel, y sigue escribiendo así.

Un saludo

Comentario por Shall

@Shall, ¡Pues hay que comentar más a menudo, que de eso se tratan los blogs! 😉

Gracias y un saludo.

Comentario por Gohan

Que bonito,aunque sea una historia triste,pero de eso trata la vida, las experiencias son lo que nos va modelando.Puedes estar orgulloso,porque lo que se deja ver es una persona muy,muy interesante.YA te lo dije una vez,pero repito: me encanta lo que escribes,y como lo escribes.No puedes , ni debes dejar de hacerlo.
Un beso
Ana

Comentario por Tiaana

164 dias despues … xo la misma esencia de los anteriores, incluso superada!
un besote!

Comentario por maria

Acabo de llegar a tu blog y me ha enganchado… ahora tendré que leerlo de arriba a abajo o no podré dormir 🙂
me ha encantado esta entrada, sincera y llena de sentimiento…espero poder ver más cosas nuevas!

Comentario por Glossy

Hace ya un año, por casualidad entre a un blog, (y de verdad fue casualidad pues estaba buscando material para una tarea de la uni), y este primero me llevo a un segundo, y de pronto estuve con Gordi, (muy sexy), que me llevo con Caotica, (muy sexual) y Undermind, (sexual y al parecer enamorado), me trajo aqui.
Y al leer este primer post, me hizo sentir nostalgia por aquél que en algún momento estuvo y el que por supuesto se tenía que ir. Fueron 7 años, nada faciles, pero de los cuales an ahora, no me arrepiento.
Todo pasa, y aunque creemos que no lo vamos a logar, siempre salimos adelante, PUES NOS LO DEBEMOS A NOSOSTROS MISMOS, así que ánimo, pues es lo que nunca se debe de perder para seguir en el camino.
Feliz 2010.

Comentario por Ratoncita

Hey tío, me alegro de leerte de nuevo. Muy buena entrada para comenzar esta nueva etapa. Mucho ánimo!!

Comentario por Retroyonki

Siento ser el último en enterarme, pero ahí va mi comentario:

Gohan, las tías van y vienen, pero los buenos amigos son eternos, centrate en ellos.

Escribir puede ser una válvula de escape y puede servirte para aclarar tus sentimientos. Además !tienes talento cacho cabrón! no lo deperdicies y canaliza tus sentimientos en una obra. No sé, un relato corto o algo así.

Vales mucho, no dejes que un golpe te desmonte la vida.

Para lo que quieras ya sabes.

Comentario por Marc Vidal

Hola Gohan!

Me ha llegado hasta el fondo tu escrito. No conocía tu blog, lo he descubierto gracias a Marc Vidal.

Te entiendo porque estoy pasando lo mismo, y curiosamente a fecha de hoy, en mi caso son “161 después”.

Como te he dicho al principio del blog, tu escrito me ha tocado, especialmente este párrafo.

“Últimamente la echaba de menos. Sus caricias, un beso, su sonrisa, su ropa tirada por la habitación… Se sintió arrepentido de muchas cosas, de muchos errores, le sucedía a menudo. Tenía ganas de llorar, llorar por lo solo que se sentía, pero ni siquiera las lágrimas querían acompañarle en ese momento. Se veía la persona más sola del mundo, se veía muriendo viejo y solo.”

Es como sin saberlo, hubieras adivinado lo que estoy sintiendo yo. Hoy no ha sido un buen día para mí, pero al leer tu escrito, he visto que no estoy tan sólo. Que a pesar de los bajones, hay que volver levantarse! Las veces que hagan falta, no hay otro remedio.
No comparto la última frase y permiteme “corregirte”!
“se veía muriendo viejo y solo” -> eso jamás! alguna otra aparecerá. Quizás no tan pronto como deseamos, pero estoy seguro que cuando aparezca esta mujer habrá valido la pena esperarla. 🙂

Y ojalá, podamos contar lo que nos esta pasando con naturalidad y sin el brillo en los ojos de una lágrima que se asoma, ni con una voz rota dentro de muy poco. Que se convierta en una anécdota del pasado y superada! 🙂

Y estoy con Marc, los amigos siempre estan ahi!
Animos compañero!!!!! 🙂

Un fuerte abrazo. No estamos solos 🙂

Comentario por Gerard

Llegue a este blog por recomendacion de Marc Vidal a traves de sus valiosos posts diarios de seduccion, consejo que le agradezco despues de disfrutar con los posts de Gohan, y despues de tanto tiempo, este ultimo aunque triste post. De todas maneras, Gohan, no me queda otra que FELICITARTE. Si, felicitarte, porque ya tocaste el fondo de una relacion que durante su funcionamiento no funcionaba y ahora se inicia tu ascenso a la superficie, pero con la seguridad que da contar con una experiencia mas en la vida sentimental. Una nueva experiencia que sin duda, te servira para jugar tus cartas cada vez mejor, y disfrutar mucho mas de tu vida. Las nostalgias y la pena de una relacion pasada, aunque turbulenta, es inevitable, vivelas, lloralas, disfrutalas, pero no dejes que pueblen tu presente a base de fotos amarillas. Sube otro peldaño! Bienvenido al siguiente escalon 🙂 Animo. Un abrazo desde Gran Canaria.
Jose Carlos (JC)

Comentario por Jose Carlos

EXCELENTE BLOG. DESEO RECIBIR ACTUALIZACIONES.

Comentario por MIGUEL ANGEL




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: