Gohaninengland


El primero de tres
14 mayo 2009, 11:47
Filed under: Personal

Lo mejor está por venir todavía.

Lo mejor está por venir todavía.



Sentado en el banquillo de los acusados
4 mayo 2009, 00:47
Filed under: Personal

Hoy me he sentado por primera vez en el banquillo de los acusados. He sido interrogado por una fiscal y por mi abogado. Y el juez me ha mirado de arriba a abajo varias veces. Os estaréis preguntando ¿pero que ha hecho este angelito? Si tiene cara de no haber roto nunca un plato… Bueno, la verdad es que hace unos tres años y pico sí que rompí un plato, pero no era uno de los de la vajilla buena. Para empezar decir que lo de la justicia en España es de juzgado de guardia (¿que bien traído verdad?), porque no es ni medio normal tener que andar pendientes de citaciones, declaraciones y demás gaitas durante tres años para llegar el día del juicio y estar allí en faena durante unos despreciables 15 min. y después todos a casa. Bueno, pero como os seguiréis preguntando qué es lo que pasó no voy a enrollarme más y paso directamente a lo que interesa, los hechos que se me imputaban, la carnaza.

Hace tres años yo estaba viviendo en mi Calahorra natal, todavía no había salido de allí, aunque no faltaba ya mucho. Abril de 2006, disfrutábamos de una agradable primavera. Durante aquellos días ya empezaba el calorcito, el polen y las mujeres con poca ropa. Cada día apetecía más ir al skatepark a patinar. Voy a aclarar que llamar a esa plaza con columpios «skatepark» me parece demasiado atrevido. Digamos que un día hace muchos años al ayuntamiento se le ocurrió construir un parque para los de los monopatines, y en lugar de eso, construyeron una verdadera aberración. Construyeron una rampa minúscula y prácticamente inservible en resistente hormigón, y no contentos con eso, colocaron en el centro de la plaza una zona columpios con tierra y una fuente que no pintaba nada. Conclusión, la zona de patinar estaba cada dos por tres llena de arena y de niños pequeños correteando inconscientemente esperando ser atropellados por la primera BMX, skater o roller que pasase por allí desprevenido. Ni que decir tiene que ya desde el principio esto fue una fuente inagotable de problemas más o menos graves con los vecinos y ciudadanos, que no entendía porqué no se podían sentar en los bordillos que machaconamente grindábamos.

Así pasaron los años y un buen número de reuniones con el concejal de deportes, donde el pobre hombre debía de alucinar con un grupo de adolescentes imberbes dándole discursos de cómo acometer reformas en aquella plaza día sí, día también. Aquel hombre siempre nos juraba y perjuraba que el dinero para un nuevo skatepark (uno de verdad, se entiende) estaba ya incluido en los presupuestos del siguiente año, pero aquello, a pesar de que lo sabíamos, era una burda mentira para que le dejásemos tranquilo. Un día llegamos a un acuerdo con él para si bien no construir un nuevo skatepark, hacer unas pequeñas reformitas en nuestra amada plaza llena de arena y niños. Nos dió luz verde y raudos y veloces anclamos al suelo nuevas barandillas (de acabado profesional made by me) que mejoraron bastante nuestra calidad de vida en la plaza. Por contrapartida el iluminado concejal acometió otras reformitas por su cuenta y sin consultarnos (¡que desconsiderado!). Al parecer los vecinos llevaban tiempo quejándose de era peligroso andar por los alrededores de la plaza y reclamaban una solución que les protegiese de aquellos vándalos sobre ruedas. ¿Solución? Unas vallas justo encima de la rampa que además de proteger a los (putos) vecinos nos jodía todo por lo que tanto habíamos luchado, nuestro skatepark peligraba más que nunca ante la mano opresora del concejal y sus esbirros los vecinos.

Aquellas vallas nos quitaron las ganas de patinar durante un tiempo a todos. Las vallas eran una putada, pero los tirantes de refuerzo que salían hacia los lados e invadían el balcón de la rampa eran matadores, realmente no podían estar puestos con más mala leche. Protestamos enérgicamente pero nadie nos escuchaba ya, estábamos vendidos, vagábamos por los despachos del ayuntamiento reclamando inútilmente que nos dejaran practicar nuestro deporte favorito. Un día de primavera mientras comía con un compañero de trabajo y amigo patinador, se nos ocurrió la brillante idea de tomarnos la justicia por nuestra mano, a tomar por culo, esa misma tarde íbamos a cortar los tirantes por nosotros mismos, sin pedir pedir permiso a nadie. Planeamos durante un rato la maniobra, teníamos la herramienta necesaria, una sierra radial con disco de corte y un contacto cerca de la plaza donde enchufar un alargador. Decidimos ir vestidos con la ropa de trabajo y a plena luz del día para pasar en cierta manera por trabajadores oficiales en misión oficial. Todo estaba ya planeado.

Al rato después de comer nos pasamos por la plaza y todo estaba en calma, brillaba el sol y no había un alma por las calles. Rápidamente cual comando de operaciones especiales conseguimos una fuente de electricidad (gracias Andrés), y nos pusimos manos a la obra a cortar los tirantes de refuerzo que tanto nos molestaban. Cortamos ambos tirantes y repasamos los cortes para que nadie se cortase accidentalmente, en esas mi amigo entendió que ya que nos poníamos en faena podíamos cortar un par de trozos más de otra valla unos metros más alejada. Entre que lo decidíamos y no, apareció un policía local y nos quedamos mirándolo con cara de bobos mientras se acercaba hacia nosotros. Yo creo que la rapidez de la operación, el personal del ayuntamiento no trabaja con ese ahínco y celeridad, fue lo que nos delató. Nos preguntó que quién nos había dado permiso para cortar eso, y cuando le dijimos que nadie nos lo dio, que lo hacíamos para patinar mejor únicamente la cara que puso fue WTF total. Como es normal nos denunció y nos dijo que ya tendríamos noticias del juzgado, lo que no dijo fue que iban a tardar tanto en los trámites burocrático-judiciales. Pero eso sí, las vallas se quedaron cortadas por lo menos y nosotros patinábamos ya con normalidad.

Tres años después de ese día y después de declarar y acudir a alguna que otra citación, nos informan de la pena que la fiscal pide para nosotros. Ahí va, 1 año de cárcel y 2000 € de multa ¡¿Cómo?! ¡¡¡2000 €!!! ¡¡¡1 año de cárcel!!! ¿Estamos tontos o qué? Por suerte el abogado pudo mover hilos para que por lo menos la cosa no fuese delito y tuviésemos antecedentes durante 5 años. El día del juicio llegó y tras el protocolo previo con togas incluidas (nosotros no evidentemente), nos sentaron en el banquillo de los acusados (momentazo) a explicar nuestras versiones, a saber: lo hicimos por patinar, ya pedimos que nos dejaran quitarlo, no fue vandalismo gratuito, sabíamos lo que hacíamos y dejamos los cortes bien limpios, etc. Después el policía explicó lo que vió y he de decir que se portó bastante bien porque no nos puteó en ningún momento con su declaración, y ayudó bastante a minimizar la gravedad inicial que para la fiscal tenían los hechos. Y bueno, en 15 min. ya habíamos terminado. ¿Sentencia? Pues una multa de 60 € en vez de 2000 € y nada de cárcel. Ufff la sensación de alivio fue brutal, y sobre todo saber que ya no tengo nada pendiente con la justicia. ¿Lo volvería a hacer? No lo sé…



Intrusismo laboral
30 abril 2009, 03:49
Filed under: Personal

El intrusismo laboral es una práctica que se pueden observar día a día en el mundo del trabajo, en el mundo de los adultos que me decían cuando era pequeño. Gente que no cuenta con la titulación pertinente y en algunos casos obligatoria, cierra las puertas a otras personas que a base de estudios, esfuerzo y tesón sí la poseen. Es frustrante prepararte duramente para algo y cuando llega el día de buscar un empleo de lo que te gusta y sabes hacer, descubres que hay una persona sin ninguna titulación ocupando un puesto de trabajo al que por formación y cualificación deberías optar, cerrándote así posibilidades de aplicar y desarrollar lo aprendido. Pues bien, yo soy una de esas personas sin titulación usurpando un puesto de trabajo. No estoy cualificado ni tengo ninguna titulación, y sin embargo ahí estoy, dando por culo todos los días y cerrando una puerta a alguien que se lo merecería más.

Cuando llegué al mundo de la hostelería allá por 2006, en los comienzos de lo que sería mi pequeña aventura británica, empecé en la mugrosa cocina de un minúsculo restaurante de pueblo a curtirme como trabajador del sector servicios. Tras unos meses allí (de los cuales tengo pendiente un mega-post de esos en 2 partes) y debido a una decisión que desde allí tomé, mi siguiente destino fue el pirineo aragonés, más concretamente Jaca. Nada me unía a esta pequeña localidad cuando llegué, excepto el hecho de haber pasado alguna vez con el coche en alguna de las excursiones de esquí que solíamos hacer en otros tiempos los colegas y yo. Cuando llegué a Jaca, mi curriculum no era el más atractivo a la hora de seducir al jefe de recursos humanos de turno en pos de una contratación. Pero tenía un elemento clave en la sección de idiomas, nivel de inglés muy alto, más tarde descubrí lo útil que era esto en un país en el que el 95% de la gente no habla otro idioma aparte del castellano y además se enorgullecen de ello.

De estudios ando corto de momento, aunque le estoy poniendo remedio. Cuando llegué a la capital de los pirineos (que bien suena), por recomendación del amigo que me convenció a venir hasta aquí, me decidí a explotar el factor idioma para conseguir un curro en el que no tuviera que mancharme demasiado, no tuviera que hacer más de 8 horas al día y sobre todo no pasar frío a la intemperie (los inviernos aquí son duros, bastante duros). Puestos en faena me preparé algunos curriculums para repartir en los principales hoteles de la zona. Un puesto en un hotel me aseguraba las características que he nombrado antes así que tenía claro cual era mi objetivo. Después de alguna que otra entrevista fallida conseguí una cita con la directora de RRHH de un importante complejo hotelero que se estaba construyendo en el antiguo Balneario de Panticosa. Me preparé un poco el discursito ya que era uno de los últimos cartuchos que me quedaban por quemar en la zona, si éste fallaba las cosas se iban a empezar a poner feas, y necesitaba un trabajo más pronto que tarde.

Llegué puntual y me hicieron esperar un buen rato, cosa que me revienta. El lugar era idílico, nieve por todos los lados, aire puro, coches de alta gama en el aparcamiento y hoteles de vanguardistas formas. Se notaba que el dinero fluía con facilidad allí. Una vez me recibieron estuve hablando con una de las responsables, una mujer de aspecto serio y profesional de unos 35 años. Me preguntó quién era, dónde había trabajado antes, y sobre todo dónde quería entrar a trabajar con ellos. En un rayo de lucidez se me ocurrió decirle que por mis características el puesto indicado para mí era la recepción del hotel, ya sabes, por lo del dominio de los idiomas y mi buena presencia. Aquella mujer me dijo que sin estudios en turismo no podría entrar en la recepción, pero que casualmente había una vacante para mozo de equipajes para el recientemente abierto hotel de 5 estrellas, el botones para entendernos. Le dije que por el momento aquello podría valer, aunque en mi interior estaba pellizcándome para comprobar que no estaba soñando. Ella me dijo que en el futuro y viendo mi cómo trabajaba se podría contemplar la posibilidad de un ascenso a recepción, le dije que me parecía bien, bueno, realmente me parecía muy muy bien. Me fuí de allí con un contrato prácticamente firmado y oficio completamente nuevo que desarrollar, y del que no tenía ni idea hasta el momento.

Los inicios no fueron para nada duros, por primera vez en mi vida trabajaba con traje y corbata. Pensaba en el día en que me viese mi madre vestido de esa guisa, se le iba a caer la baba a la buena mujer. Los compañeros me recibieron con los brazos abiertos, y la verdad es que me sentí muy a gusto desde el primer momento. Mi trabajo consistía básicamente en aparcar coches de lujo en su mayoría (algún tastarro también aparqué no os creáis), subir bolsos de Louis Vuitton a las habitaciones, recibir suculentas propinas e ir a ligotear con las chicas que habitaban la planta inferior a la entrada, el Spa. Ni en mis mejores sueños me había imaginado un escenario parecido, y encima tenía la posibilidad de ir a esquiar los días libres, ¿que más quería?

El tiempo fue pasando y tras año y medio ya algo cansado de aparcar los coches de pijos, empresarios y demás gente de poder, empecé a pedir mi ascenso. Dí bastante la coña, tuve que ejercer presiones y mover hilos, hasta que a base de insistir a mis superiores, éstos me ofrecieron la posibilidad de promocionar a ayudante de recepción. Es básicamente lo mismo que un recepcionista, pero sin cobrar tanto, y ya sabéis lo que les gusta a los jefes la gente que hace el mismo trabajo pero por la mitad de sueldo, para ellos es orgásmico. Obviamente acepté la oferta, y hoy día es a lo que me dedico desde hace ya casi un año. Sin título, sin estudios, sin formación, pero con actitud positiva y ganas de aprender. Trabajo a diario codo con codo con compañeros que tienen su licenciatura de turismo, el que aquí escribe está terminando la ESO por las tardes en estos momentos.

Y porque escribo ahora este peñazo os preguntaréis. No es para que veáis lo lejos que se puede llegar sin tener ni puta idea de nada, no, aunque a mí me vale como ejemplo. Lo cuento porque hace tres días una chica vino al hotel a dejar su currículum, era joven y parecía una persona inteligente además de una posible buena compañera. Lamentablemente el director le explicó que acabábamos de salir de un ERE en el que se habían pulido a 200 personas, grandes profesionales y compañeros entre ellos, y que no era el mejor momento para pedir trabajo. La chica nos dijo que no sabíamos la suerte que teníamos de tener un trabajo así en los tiempos que corren, después se marchó un poco cabizbaja por donde había venido. Más tarde mientras ojeaba el currículum que nos dejó, observé que aquella chica poseía una excepcional formación, con dos masters, buenas referencias y tres idiomas. Reflexionando sobre la suerte que tuve al conseguir mi actual trabajo se me ocurrió escribir este post sobré el intrusismo laboral, el cual yo practico desde hace casi un año. Fin.



¡Online!
26 abril 2009, 18:35
Filed under: Internet, Personal

dsc_0084

Un año sin internet puede sonar a macabra tortura para muchos de los que leéis esto, pero para el que o escribe ha sido una realidad, desgraciadamente. Hace un año aproximadamente y debido a una mudanza tuve que dar de baja mi amada línea, y como la casa a la que nos mudamos era un poco provisional, no nos dimos de alta. Fue pasando el tiempo y pese a dejar ya aquella casa e instalarnos en la definitiva, el tema internet seguía parado, muy a mi pesar. En la zona donde vivimos (Jaca, Huesca) existe todavía aquel monopolio que Telefónica tuvo en el pasado debido a que es un lugar un poco remoto y alejado de la mano de dios. Aquí o estás con Telefónica o no estás con nadie, o aceptas sus abusivos precios o te quedas offline.

Después de aproximadamente un año esperando a que otras compañías estableciesen aquí sus servicios (Vodafone lleva diciendo que enseguida vienen pero todavía no, después de 8 meses), no quedó otro remedio que buscar una salida dialogada al conflicto porque me estaba volviendo loco de tener que conectarme a través del GPRS del iPhone o desde el trabajo (con los consiguientes problemas), que algo es algo, pero llega a desesperar la verdad. Tras unas duras negociaciones con mi novia y en vista de una mierda de oferta que publicó Telefónica (no nos engañemos, son unos ladrones), decidimos volver a confiar nuestras comunicaciones a esa panda de ladrones.

El servicio de instalación ha sido desastroso. En principio nos iban a instalar a línea antes de semana santa, pero entre problemas técnicos de diversa índole y retrasos varios, resulta que han estado mareándome durante 15 días hasta que por fin han hecho algo. Y digo hecho algo porque aunque llevo unos días ya con mi conexión funcionando, teóricamente todavía no debería funcionar. La escena fue más o menos así:

Martes 21 de Abril, 16 días después de la primera cita con el técnico de Telefónica, éste se presenta en mi casa después de unas 10 conversaciones telefónicas a lo largo de 16 días en las que me va diciendo cada vez que hay un problema diferente a la hora de instalar la línea (su credibilidad era ya más que nula):

Técnico: Bueno, a ver si arreglamos estoooo.

Yo: A ver si es verdad (hijodeputa)

El técnico saca un portátil del año de la polka y se tumba en el suelo de mi salón para hacer sus cosas de técnico.

Técnico: Vale, en principio no hay problema, acabo de comprobar el estado de la línea y todo parece estar bien.

Yo: ¡No me jodas! ¡No me lo puedo creer! ¿En serio no hay ningún problema ya? (El sarcasmo parece que no se lo toma muy bien e ignora el comentario ipso facto)

Técnico: Sólo una cosita, voy a hacer una llamadita a la central para que me confirmen que todo está bien. Me voy un momento a la calle que aquí no tengo cobertura.

Yo: Ahí tiene la puerta buen señor (le señalo la salida de casa)

25 min después (sí, 25min) vuelve de hacer la llamadita, y cual es mi sorpresa cuando me dice:

Técnico: Joder, siento tener que decir esto, pero parece que hay algún problema con las cajas del bloque y en principio no vas a tener línea hoy.

Yo: (Silencio tenso) No sé porque mire Ud. pero me lo temía, 21 días esperando desde su primera llamada se me hacía poco tiempo la verdad para dar de alta una línea. (El sarcasmo nuevamente no la hace ni puta gracia, pero me da igual, es en lo único con lo que puedo disfrutar en ese momento de furia interna)

Técnico: Mira, vamos a hacer una cosa, yo me voy ahora a la central pero mañana por la mañana te llamo con lo que sea, ya sea para bien o para mal. No obstante y visto el problema que es, creo que ya no va a hacer falta que venga más por aquí. Pues bueno, lo dicho, mañana hablamos. Adiós Gohan.

Yo: Adiós Sr. Técnico, espero su llamada.

Al día siguiente y al ver que este impresentable no me llamaba, decido tomarme la justicia por mi mano. No penséis que saqué un revólver de una caja de zapatos de mi armario y salí a la calle a buscarlo, no, aunque me hubiese gustado. Busqué por las habitaciones hasta que encontré los cables necesarios y un router que tenía de mis anteriores casas, lo conecté a la línea de teléfono y… ¡Sorpresa! ¡Hay línea! ¡Y además va a toda hostia! No me lo podía creer, y yo esperando a que me llamase el técnico de los huevos.

Así quedó la cosa el martes, hoy es domingo y la llamada todavía no se ha producido, dudo mucho que la reciba ya desde luego. Lo que sí voy a hacer es ir a la tienda de Teléfonica donde lo contraté a contarles lo que me pasó, y aunque se que no sirva de nada, el montar un poco el pollo allí hará que me sienta en poco más en paz.

P.D Es el primer post que escribo con el macbook desde mi propia casa, es una sensación extraña…



Meme: 5 cosas que te revientan de los videojuegos
22 abril 2009, 11:00
Filed under: Internet, Personal

Va de memes la cosa, dos seguidos, y a falta de pan buenas son tortas que diría aquel. Este meme es una oportunidad en toda regla para cargar contra la industria del videojuego en general así que me froto las manos. No soy ningún experto y lo que puedo aportar más que nada son opiniones de abuelo cebolleta pero bueno… empezamos:

1 – Los juegos de terror: estoy hasta los mismísimos cojones de los juegos de miedo, o más bien supuesto miedo, que inundan los catálogos. No son mas que un calco unos de otros. Juegos hechos a base de tópicos muy, pero que muy quemados. Coged a un protagonista anodino, una ambientación siniestra, unas voces de niños y unas manchas de sangre y ya tenemos juego! Vamos hombre, ¿donde están aquellos revolucionarios primeros Resident Evil? ¿O el gran Silent Hill con su novedosa ambientación del principio y ahora convertido en una exhausta gallina de huevos de oro? ¿no da para más la mente de los creativos? Menos mal que con juegos como Dead Space me tengo que callar la boca un poco.

2 – La facilidad de los juegos actuales: ¿donde se ha visto que pasarse un juego sea cuestión de tiempo y no de habilidad? Los videojuegos que últimamente salen al mercado (desde hace unos años) parece que están hechos para niños de 5 años. Puedes salvar partida en cualquier momento y ya rara vez necesitas consultar una guía porque estés atascado cual pelo púbico en garganta de Larry David (necesitaba hacer esta comparación). Antes pasarse un juego era recorrer un calvario de enemigos a cual más jodido, y pasando penurias con barra de vida al borde del agotamiento, ¡eso era un reto coño!

3 – Títulos exclusivos: me revienta hasta límites insospechados tener que comprar tres consolas diferentes para jugar a los mejores juegos. Los precios de las consolas no están como para tirar cohetes y menos en los tiempos en los que estamos. Me jode mucho saber que si disfruto de un Metal Gear 4 no podré viciarme al Halo, ni al Zelda Twilight. Si meto tres consolas en casa se de una que me echa a la calle pero de la misma. Sé que pido un imposible pero por favor, unifiquen los títulos.

4 – Periféricos y accesorios cada vez más caros: cuando tenía la PSX un mando costaba sobre los 18€, con la PS2 los mandos costaban 30€, y con la PS3 ya rondan los 50€ ¿estamos tontos o que? Comprendo que cada vez llevan más tecnología dentro pero coño, no os paséis tanto. Por no hablar de las mochilas específicas de transporte, los cables HDMI, los volantes, etc. Cada vez son más y más caros, y al comprar una consola te puedes creer que ya lo tienes todo y el sangrado de dinero ha terminado pero… para nada chaval. Aún te queda comprar el segundo mando, un juego por lo menos y el HDMI. Los 100€ extra no te los quita ni dios.

5 – Gran Turismo 5: este último punto es una especie de reivindicación que quiero hacer desde hace tiempo. Soy un auténtico fanático de la serie de los Gran turismo desde el primero que salió a la venta (me considero muy bueno jugando) y me revienta muy mucho el estar en pleno 2009 y que todavía no haya salido la versión completa para PS3. A estas alturas todavía no tengo una consola next-gen (ya se podría decir now-gen) y si no la tengo es porque estoy todavía esperando este juego, lo que evidentemente me aboca a la compra de una PS3. Vale que está el Prologue, pero es que llevan 5 años desarrollando el jueguecito de marras y ahora va y dicen que para navidad de 2009, aunque es el enésimo retraso y esa fecha tiene para mi la misma credibilidad que Gaius Baltar prometiendo ser monógamo. En fin lo que quiero decir es ¡que saquen ya el GT5 para tener la excusa perfecta y comprarme la PS3!

Y estas son algunas de las cosas que me revientan de los videojuegos. Me dejo en el tintero algunas otras como el precio de los juegos, el olvido de los hardcore gamers en favor de los casual gamers y alguna que otra cosa más, pero que ya se han dicho en los memes de otros autores. Como siempre el que lo quiera seguir es muy libre de hacerlo, que coño, ¡Seguidlo! ¡Vamos a poner a parir a estos sacacuartos de la industria del videojuego!



Memeando
19 abril 2009, 08:45
Filed under: Internet, Personal

Vía Diary of a sad fat me llega este meme que después de unos días sin escribir nada es lo más original que tengo para postear de momento, sí, es triste, pero no puedo hacer mucho más por ahora. Este meme me gusta porque ofrece la posibilidad de conocer personalmente un poco mejor al que lo escribe, y eso siempre es de agradecer entre los lectores habituales. Sin más dilación porque tengo bastante trabajo esta mañana, vamos allá:

Las normas son las siguientes:
1. Responder a las preguntas en tu blog.
2. Cambiar una pregunta que no te guste por otra inventada por ti.
3. Añadir una pregunta creada por ti.
4. Pasarlo a otras 8 personas.

¿Un buen lugar para relajarse? El sofá de mi casa al mediodía, antes de comer, cuando entra la luz del sol a través de la ventana y te da ese calorcito tan agradable. Casi siempre me quedo dormido.
¿Te echas la siesta? Siempre que puedo, unas 3 ó 4 a la semana normalmente.
¿Quién ha sido la última persona a la que has abrazado? A Tania, mi novia, anoche.
¿La última cosa que te has comprado? El libro de Aldous Huxley «Un mundo feliz», por recomendación de Ponzonha.
¿Qué escuchas ahora mismo? El hilo musical del hotel donde trabajo, bastante mediocre la verdad (suenan los Backstreet Boys).
¿Tu estación del año preferida? El verano, aunque el invierno mola también porque se puede esquiar.
¿Qué tienes en tu armario del baño? No tengo armario en el baño, de momento.
Dí algo de la persona que te pasó este meme. Me gusta cómo escribe y no deja de sorprenderme con sus post. Es de esas personas que me gustaría conocer en el «mundo real», seguro que teníamos mucho de que hablar.
Si pudieras tener una casa totalmente amueblada gratis en cualquier parte del mundo, ¿dónde te gustaría que estuviera? En Nueva York o en Sydney, un duplex de 200m cuadrados en cada planta en pleno centro y con 3 plazas de garaje por si vienen invitados. Eso sería suficiente.
¿Lugar favorito de vacaciones? Mi pueblo en fiestas de verano y con (todos) los amigos de siempre.
¿Cuál es tu té favorito? No suelo tomar, me saben muy sosos la verdad.
¿Que tipo de musica te gusta? Cualquier música hecha con criterio y calidad es buena para mí. Realmente escucho de todo, excepto mierda del tipo Cadena Dial, Los 40, etc.
¿De qué te gustaría librarte? De las preocupaciones absurdas.
¿Qué querías ser de pequeña/o? Leñador o cobrador de autopista, en serio.
¿Qué echas de menos? Patinar y hablar con viejos amigos a los que hace tiempo que no veo.
¿Un sueño? Vivir del cuento y recorrer el mundo.
¿Cuál es tu marca preferida de vaqueros? Volcom o Carthartt.
¿Qué pieza de diseñador de ropa te gustaría tener (nueva o vintage)? Un traje a medida de Jean-Paul Gaultier me valdría.
¿Vivirías tu vida de otra manera a como la vives ahora? Quizás.
¿Volverías a crear el blog? Sí.
La pregunta de Nameji es: NO podrías vivir sin… música (topicazo).
La pregunta de María es: ¿Con que celebridad te identificas? Con ninguna al 100%, pero si que destacaría ciertos aspectos de bastantes de ellas.
La pregunta de Adegea es: Físicamente, ¿quién es tu hombre/mujer ideal? En hombres Keanu Reeves, y en mujeres Monica Belucci por ejemplo.
La pregunta de Xocolat es: ¿Qué prenda (ropa, calzado o complemento) tienes en casa que tenga mucho valor sentimental para ti y explica porque? Una camiseta de Electric negra que compré hace 5 años y se mantiene como el primer día después de cientos de lavados y horas de sol, además de que es la que mejor me queda, nunca ha perdido la forma. Desde entonces simplemente la amo.
La pregunta de La Ratona Presumida: ¿en el armario de qué famosa/o te gustaría perderte? No lo sé, por mucho que vea a algún famoso bien vestido es difícil saber si lo ha hecho por si mismo o un estilista le ha recomendado vestir así.
La pregunta de Montoyica: ¿Cual es la combinación de colores que mas usas? Nunca me he parado a pensarlo, mmmm, ¡siguiente!.
La pregunta de Nassus: ¿Cómo reaccionas si te dejas el teléfono móvil en casa? Me siento como si saliese desnudo a la calle, soy de los que lo miro cada 3min.
La pregunta Nuku-Nuku : ¿Sexo con amor o sin amor? Ambas.
La pregunta de Melora: ¿Con quién te has reido por última vez? Con mi jefe hace 10 min. mientras veíamos a unos snobs que han venido a jugar al campo de golf del hotel ¡Que pintas llevaban!
La pregunta de Gordi:¿Tienes curiosidad por conocer más a algún/a bloguero/a que sigues? Por supuesto me encantaría, siempre te imaginas como son esas personas que están detrás de los post que lees a diario.

Mi preguta es: Cuando te levantas en un día libre ¿Te duchas nada más levantarte o prefieres desayunar primero?

Bueno y hasta aquí hemos hemos llegado con este meme, me gustaría ver lo que ponen Nesta, Marc, Retroyonki… No me gusta pasarlo así que si les parece un buen meme que lo hagan y si no, pues nada, a otra cosa mariposa.



Cambio de imagen
12 abril 2009, 07:52
Filed under: Internet, Personal

Después de unos cuantos días sin publicar nada no penséis que he estado rascándomela sin más, no, lo prometido es deuda. En vez de escribir, esta vez me he puesto a rediseñar un poco el blog, se podría decir que un poco bastante. Porque ya iba siendo hora de cambiar un poco el aspecto de cara a la primavera-verano-otoño, empezando por la cabecera con un nuevo header más currado y colorido (realmente me encanta el resultado final). Pero lo verdaderamente importante es además el cambio de theme, el cual me ha tenido bastantes horas pegado delante de la pantalla hasta que he conseguido darle un poco el aspecto que quería.

Hay que partir de la base de que mis conocimientos de CSS son limitadísimos, de hecho creía que lo de CSS era algo así como los cursillos a distancia que anuncian por la radio (sí, el chiste es mío, una pena oye). En fin que a base de probar a ciegas una y otra vez me e ido enterando de que iba todo este rollo y la verdad es que me ha gustado mucho descubrir el potencial que tiene a la hora de currarte tu blog. Aún me quedan algunas cosas por pulir que cuando tenga un rato iré haciendo, pero de momento creo que el resultado final es más que aceptable. Me sorprende mucho la de blogs feos y caóticos que hay por ahí siendo tan fácil hacer algo bonito y funcional la verdad, pero ese es otro tema.

En un mundo dominado por los lectores de feeds cada vez importa menos la imagen del blog, pero a mi me sigue diciendo mucho, y mientras pueda será uno de mis objetivos prioritarios a la hora de mantenerlo. Espero que guste a los lectores habituales y que así me lo expreséis en los comentarios, podéis criticar cuanto queráis ahora que tengo mi orgullo tan subido después de ver lo que unas horas delante de una hoja de estilos y cero conocimientos previos han sido capaces de hacer.

P.D. Con esto doy por concluido mi periodo de vaguerío descontrolado, a ver si me pongo las pilas y empiezo a escribir un post al día como en los buenos tiempos.



Ya es oficial, estoy a dieta
2 abril 2009, 13:00
Filed under: Personal

Resulta que la semana pasada durante el puente tuve que ir a una farmacia con mi novia, mientras esperábamos a que la atendiesen se me ocurrió la feliz idea de pesarme. En casa no tenemos báscula y hacía muchos meses que no controlaba mi peso. No soy un obseso de esto pero durante este invierno no he hecho apenas nada de deporte exceptuando los días que subí a esquiar (unos 5 ó 6), y notaba que estaba un poco cebón de no hacer nada más que comer y tirarme al sofá.

Mi peso normalmente siempre anda sobre los 75-78 Kg, no obstante cuando me subí en la báscula de aquella farmacia sabía de antemano que me podía llevar un susto. Total que me introduzco los 20 cent. de rigor, me subo, espero al pitido y aparece la etiqueta impresa con mi peso… ¡¡¡85,6  Kg!!! ¡WTF! Me quedé de piedra. Pese a que sabía que tenía algún kilo de más no me esperaba que fuese tanto la verdad. Enseguida me puse a pensar en una solución a esto.

Gimnasio, la típica solución, pues para mí no podía ser porque entre el trabajo y los estudios apenas tengo tiempo ni para vivir. Quien dice gimnasio dice salir a correr o a hacer cualquier tipo de deporte, pero no tengo tiempo ni ganas de pagar 50€ al mes para ir como máximo dos días a la semana, paso. Algo de deporte sí es factible porque los días que libro puedo hacer cosas como ir con la bici al monte o patinar (joder, llevo sin patinar desde el verano pasado). Así que la única posibilidad real e instantánea para paliar el sobrepeso era ponerme a régimen. Y en ello estoy.

Encontré bastantes dietas por internet pero la mayoría eran demasiado heavys, del tipo para desayunar una infusión, para comer dos hojas de lechuga con medio tomate y para cenar un grano de arroz. Eso no era lo que buscaba. Finalmente di con una más o menos razonable. Tenía de todo, todo light por supuesto, pero de todo un poco y sobre todo era viable para no morir de inanición. De momento llevo una semana y no lo llevo mal, no me la he saltado en ningún momento (aún me sorprendo a mi mismo) y ya noto un ligero efecto sobre la ropa, ligero repito. Según la dieta se pierden entre 2 y 2,5Kg por semana así que ya os contaré.

P.D.  Tengo hambre…



Redada informática
31 marzo 2009, 10:00
Filed under: Personal

En mi trabajo siempre hay una persona de turno, ya sea de mañana, tarde o noches. Pues resulta que esta noche estaba trabajando el compañero que probablemente más se exceda en el uso de los ordenadores del trabajo, y cuando hablo de excederse hablo de descargas masivas, instalación de programas no aprobados por el informático (ninguno está aprobado excepto la mierda que él instala), conexiones con su casa a través de VNC, etc. Ni que decir tiene que el casi-extinto departamento de informática (eran 3 y echaron a 2 a la puta calle hace 2 meses) le lleva mucho tiempo siguiendo de cerca los pasos. Saben que hace lo que le da la gana con los equipos y además ya le han amenazado con sanciones pero parece que ni se inmuta.

En el curro ninguno somos unos santos, el que no mira Hotmail está con Tuenti o Facebook. Yo de hecho mantengo este blog desde trabajo y me bajo algún capítulo que otro si la ocasión lo requiere ya que no tenemos capado Internet Explorer. El caso es que nos habíamos relajado tanto entre todos que ya teníamos instalado el jDownloader para meter paquetes de Rapidshare a cascoporro, también teníamos VLC y Quicktime para ver alguna película durante los turnos de noche, Google Chrome, un cliente FTP y alguna cosilla más que se me olvida.

Y por fin pasó lo que tenía que pasar. Esta mañana al llegar al hotel a las 8:00 a.m. me he sorprendido al ver tan temprano al informático de la empresa pegadito a nuestra recepción como esperando algo, humm… mala señal ya para empezar. Podía ser casualidad porque lleva unos días merodeando por nuestros puestos de trabajo teóricamente ocupado en otras cosas, pero aquello ya no pintaba bien. Y efectivamente, en cuanto me he acercado un poco por allí nos ha dicho textualmente «ayer estuve mirando este ordenador (el de la recepción), y quité algunas cosas».  Tragamos saliva, ya sabíamos lo que venía después…

Tras esta lapidaria frase empieza el sermón sobre lo terminantemente prohibido que está instalar software en esos ordenadores, sobre que se ha encontrado muchas cosas que no le han gustado nada (sic), imagino que se refiere a Google Chrome porque jDownloader no ha sido descubierto de momento, nos ha advertido de que estamos siendo vigilados (nada nuevo), de que nos controlan las llamadas externas que hacemos (huuuu que miedo…), y de que la próxima vez que vea algo irregular en nuestros ordenadores corremos riesgo de graves sanciones e incluso de despido directo (lo de siempre vamos).

Lo que más me ha dolido de esta redada (y me ha dolido mucho) ha sido quedarme sin mi Google Chrome con todas mis contraseñas, favoritos y cookies, y al que sólo yo tenía acceso ya que el icono de acceso estaba muy bien escondido y camuflado. Pero ha sido imposible conservarlo una vez descubierto.

De nada ha servido el argumentar en nuestra defensa que no hacemos daño a nadie usando Google Chrome o Firefox en lugar de IE7. En todo caso la navegación es más segura para la empresa. Pero da igual, no atiende a razones, no lo saques de Outlook, Office y Explorer porque todo lo demás son programas malvados dispuestos a hacer saltar por los aires todo el hotel. Pero tampoco se lo tengo en cuenta, al fin y al cabo nuestro informático es un tipo entrañable y se le ve buen tío, es sólo que a veces se cabrea porque ve que hacemos lo que nos sale de ahí con o sin su permiso. En ocasiones se siente ninguneado, es normal.

Ahora lo que toca es durante unos días no hacer tanto lo que nos de la gana y cuando se calmen las cosas, que por supuesto se calmarán, vuelta a la normalidad. Hay que volver a organizar toda la infraestructura desde la base (esto parece una célula de Al-Qaeda ya) y llevará su tiempo.



Unos señores fantásticos
28 marzo 2009, 21:58
Filed under: Personal

Ahí va una idea un poco a lo Miguel Noguera que he tenido mientras veía a un cliente del hotel fanfarronear de que a él la crisis se la traía al pairo.

Un señor joven (a partir de ahora señor1) está en un lavadero de coches de la periferia en una soleada tarde lavando su precioso deportivo nuevo de color ocre cuando se encuentran con otro señor (señor2), al que conocía previamente ya que reside en su mismo vecindario. Ambos señores se ponen a hablar entre ellos simulando un estado de euforia palpable, como si el hecho de haberse encontrado ambos en un punto tan remoto y alejado de los lugares donde hacen su vida normalmente fuese motivo de alegría. Los dos señores se intercambian halagos y piropos sobre lo guapos que son y lo esbeltos que aparentan estar. De pronto el señor1 es preguntado por su homólogo del otro bando acerca de su trayectoria en el mundo empresarial. El señor1 encaja con maestría y pundonor la pregunta y al verse en una situación cómoda empieza a fanfarronear y presumir de que las cosas le van fantásticamente bien y que el negocio no puede sino ir a mejor mientras apoya suavemente su trasero en el lateral del deportivo ocre, incluso comenta que recientemente ha adquirido el nuevo deportivo de color ocre para distinguirse del resto de sus vecinos y dejar así de alguna manera bien patente la superioridad y bonanza económica que presume atravesar. El señor2 se ve súbitamente ante la inevitable obligación de contraatacar al señor1 con sus progresos en el mundo empresarial para no quedar como un segundón ante el señor1 (paradójico de todos modos ya que le conocemos como el señor2) y sobre todo ante el resto del vecindario que aunque no les están escuchando ya que se encuentran solos en el lavadero es como si estuviesen observándoles en una imaginarias gradas construidas para la ocasión. El señor2 mediante aspavientos y carcajadas hace saber de su excelente momento económico y reitera una y otra vez que está fantásticamente bien situado social y económicamente. Lo repite y hace tanto hincapié en su fantástico estado actual que llega a irritar al señor1 que se va viendo cada vez más ninguneado por las fanfarronadas y los aires de superioridad del señor2. La imparable escalada de tensión entre ambos señores y su lucha sin cuartel por conseguir quedar como ser el señor más fantástico del universo deriva en un acalorado intercambio de puñaladas traperas y elogios hipócritas que se alarga más allá de la madrugada. A los 4 días un diario gratuito de tirada nacional publica en portada que se hallan los cuerpos sin vida de 2 personas muertas por deshidratación en un lavadero de coches de la periferia, añade el periodista que desde hace unos meses vivían completamente bajo el acoso de los bancos debido a sus elevadas deudas hipotecarias. La autopsia reveló que murieron de sed al no poder dejar ni un momento de intentar demostrar su superioridad económica el uno sobre el otro. Al parecer no se dieron un respiro estos pobres diablos ni para parar a beber agua.