Gohaninengland


Hello there!
15 junio 2009, 09:42
Filed under: Internet, Personal

¡Vaya! Para cuando me he dado cuenta han pasado ya veinte días sin actualizar el blog, una barbaridad oiga. Podría esgrimir argumentos baratos (y falsos) del tipo “es que he estado muy ocupado...” o el típico “es que necesitaba desconectar un poco de esto de internet“. Mentira. Si no he escrito hasta ahora es porque soy un vago sin remedio, fijaos hasta que punto soy vago que por no escribir ni siquiera he respondido a varios comentarios que han ido llegando mientras me ausenté, y eso que para mí lo de responder a una persona que se ha molestado en escribir un comentario es de lo más sagrado, que conste. Pero bueno, en fin, que queréis que os diga, mejor ser sincero.

No creáis que no he hecho cosas estos días, no. A principios de mes me fui junto con dos amigos a pasar cuatro días a Dublín, lo pasamos genial. Fue un viaje en el que desde un primer momento quedó muy clara cual iba a ser la filosofía del viaje: disfrutar lo máximo gastando lo mínimo. Y vaya que si lo conseguimos. Hacía mucho que no viajaba así, con amigos y sin importar realmente adonde fuésemos, porque sólo el hecho de estar con ellos era lo que realmente valía la pena. Hablamos de muchas cosas, pero sobre todo tratamos y profundizamos el tema de los escalafones sociales y lo que los rodea, puede que no se entienda al principio pero prometo un post sobre ello en breve. La verdad es que daría igual haber ido a otro sitio, las risas nos las hubiésemos echado igual.

Por otro lado, y volviendo al tema del blog, noto últimamente que me autoexijo demasiado a la hora de escribir un post. He llegado en los últimos días a tener varios borradores de post muy válidos, trabajados y revisados, pero que al final no he decidido publicar porque por una u otra razón me daba la sensación de que no estaban a la altura. ¿Pero a la altura de qué?, diréis. Pues no lo sé muy bien la verdad, porque en otra época los hubiese publicado sin dudarlo un instante, pero hoy día me he convertido en un maldito cabrón demasiado exigente conmigo mismo y me pongo el listón demasiado alto en este aspecto. Esto tiene su lado bueno y su lado malo para vosotros, los que lo leéis. El bueno es que cuando veáis un post nuevo querrá decir que es algo que ha sido escrito con cuidado, con mimo, con detalle y exactitud, ceñido estrictamente a las normas de estilo del blog (esto último es una gilipollez, pero me gusta como suena), y que ha pasado todos los controles de calidad cual hamburguesa de McDonald’s. La parte mala es que el número y frecuencia de los post se reduce, en algunos casos dramáticamente como en estos últimos veinte días, pero es el precio a pagar por un producto elaborado y de calidad.

Cuando empecé con el blog no tenía muy claro cual era el fin de todo esto, supongo que nadie lo sabe al principio y yo no fui una excepción. Tras varios meses he comprobado que me siento mucho mejor escribiendo un tocho de post cada 2-3 días, sobre algo reflexivo, más profundo por decirlo de alguna manera, que varios post al día de escaso valor que acabarían por aburrir al personal, y no es plan. No es que no me guste esa manera en concreto de mantener vivo un blog, de hecho la valoro bastante, me parece encomiable la labor de gente como Nesta, Marc, Aloisius, personas que pueden actualizar varias veces al día sin perder comba y casi diría que sin despeinarse, a mi personalmente me resultaría imposible. En mi caso particular vengo observando que el mundo de los blogs guarda mucho paralelismo con la vida, al principio nada más nacer un blog es torpe e inquieto, tiene ganas de descubrir un nuevo mundo y se publica sobre esto y aquello sin un patrón definido, un poco a lo loco. Después llega la adolescencia bloguera, ya conoces el escenario en el que te mueves y tienes ganas de gritar al mundo tu forma de ser y de pensar, lo cual se traduce en un torrente de post llenos de energía y experimentación, ya no es como al principio, ya controlas más la situación y esa confianza te anima a publicar y publicar sin parar, un auténtico frenesí, todo es efímero.

Y finalmente llega la madurez, la experiencia, la calma, el gusto por las cosas bien hechas. Da igual que tu blog tenga tan sólo nueve o diez meses, el tiempo es un factor muy moldeable en este mundo 2.0 y tú eres el que decides cuando pasar de una época a otra, normalmente al contrario que en la vida real. En este momento llegan los post más íntimos y personales, ya no tienes que esforzarte en correr a la par de la vorágine que te rodea, tú manejas ahora el tempo y te gusta. En esta edad bloguera es en la que me encuentro ahora mismo. Ya no vivo pendiente de las visitas entrantes, ni de el determinado éxito o fracaso de algún post, ya hace tiempo que dejé de mirar cada dos o tres horas el correo por si llegaba algún mail anunciando un nuevo comentario. Es por todo esto que ahora escribiré cuando realmente tenga algo que decir, y hasta ese momento lo único que se sabrá de mí será por mis comentarios en otros blogs o en las respuestas a los mismos aquí.

Se de sobra que no es necesario escribir todo esto pero me gusta tratar estos temas porque seguramente todos lo hemos pensado alguna vez. Probablemente en el 98% de los casos este blog no deja de ser una suscripción RSS como otra cualquiera, que si publica algo se lee y si vale la pena incluso se comenta, y si no, a otra cosa. Por suerte también se de sobra que hay un pequeño grupo de gente que nunca falla y no duda en comentar cuando se publica algo por aquí, si no fuera por ellos seguramente estas reflexiones de corto alcance nunca se verían animadas a salir de mi cabeza para acabar aquí. Gracias.

Anuncios

7 comentarios so far
Deja un comentario

Gracias por los inmerecidos elogios. La verdad es que suelo publicar muchas entradas porque se me acumulan en la cabeza y tengo que soltarlas por algún lado.

Una vez leí una frase de Asimov en la que decía que escribía 8 horas todos los días porque las ideas se amontonaban en su cabeza y que sería uan pena no plasmarlas. No se me ocurriría nunca compararme con un genio de la literatura, pero comprendo bien esa sensación de tener muchas cosas que contar y que se te escapen de la mente por no escribirlas en el momento.

De todos modos, en general, publicar muchas entradas por autoimposición, suele dar malos resultados.

Saludos.

Comentario por Nesta

Estoy de acuerdo, ademas hacerlo así lo que hace es fidelizar tus lectores. Aunque pase mucho tiempo, en cuanto vean la actualización correrán a leerlo.

Saludos.

Comentario por .undermind

Madurez. Qué grande. Y qué vértigo. Un beso

Comentario por sidigame

Si no me despeino es porque llevo el pelo muy corto, y como Nesta, publico como me sale, pero entiendo la edad bloguera de la que hablas.

Los blogs son como las relaciones, no es igual que al principio, menos pasión, menos frenesí, pero igualmente disfrutable.

Comentario por Aloisius

Hombre, !gracias por la parte que me toca!

Me alegra mucho leerte de nuevo, y tus reflexiones me gustan. De hecho hace tiempo que te recomendé precisamente que te centraras en eso, en contar tus cosas que es lo que mejor haces y encima !gusta a la gente!.

A mi me pasa un poco igual, procuro hacer posts cortos !pero no me sale! además me da rabia tener que hacer varias partes de lo mismo así que te comprendo perfectamente.

Haz el blog que te salga, se fiel a tí mismo y la gente seguirá viniendo !te lo garantizo!.

Comentario por Marc Vidal

@Nesta, desde luego mejor plasmarlas que dejarlas abandonadas a su suerte en el cortex. A mi me pasa que muchas veces tengo la idea, otras tengo las ganas de escribirlas y algunos ratos tengo el tiempo para escribirlas. Cuando se juntan todos esos factores es cuando doy a luz un post, sin epidural.

@.undermind, además tu y yo compartimos bastante esta filosofía de si no hay nada que contar, no se cuenta 🙂

@sidigame, se intenta…

@Aloisiuos, me da miedo esa apreciación, ¿se estará perdiendo la chispa?

@Marc, este blog sin vuestras visitas pierde parte de su sentido. Bendito feedback.
P.D. Me estoy leyendo tu libro, me llegó el otro día. Haré review, no es una amenaza 🙂

Very grateful for your comments!

Comentario por Gohan

@Gohan, se pierde la chispa, pero hay unas brasas mucho mejores para hacer un chuletón. La chispa es graciosilla, pero hay muchas cosas para las que no sirve.

Comentario por Aloisius




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: