Gohaninengland


Mi primera vez
25 mayo 2009, 04:31
Filed under: Personal

Cuando pienso en los primeros años de esta década me inunda una mezcla de nostalgia y cercanía, sensación de algo reciente, algo que acaba de ocurrir. Era noviembre de 2001, se podía decir que el invierno se nos echaba encima, la gente hacía semanas que había guardado la ropa de verano y el World Trade Center seguía humeando. Parece que fue ayer y sin embargo han pasado 8 años, no ha habido cortes en la línea temporal, aunque mirado en detalle los haya habido, es como si todo hubiera sido muy continuísta, una suave evolución por llamarlo de alguna manera. Es curioso porque si pienso en sucesos relevantes de años como 1999 ó 1998 la brecha que me separa de la época actual se hace muy evidente. En cambio cuando pienso en las cosas que he vivido desde el verano del 2000 hasta hoy día es extraño, pero lo veo muy cercano en el tiempo. Es como si el solo hecho de formar parte del siglo XXI hace que esas experiencias sean atemporales, el recuerdo está muy vivo. Aunque todo cambia notablemente al ver las fotos de entonces, efectivamente ha pasado el tiempo, ya no somos aquellos niñatos imberbes e ingenuos.

Dicen que aquellos aviones estrellándose en Manhattan una templada mañana de septiembre marcaron el inicio del nuevo siglo, el verdadero inicio. A mí aquello me pareció una pelea con globos de agua en comparación con lo que viví los meses antes.

Todos hemos tenido nuestro primer amor, ese que se vive con fuerza, con pasión, con energía y rebeldía. Es el momento de estrenar nuevos sentimientos, desde pequeño te decían que tarde o temprano ocurriría y  joder, estaba ocurriendo. Nuevas emociones que hacen que todo a tu alrededor se derrumbe y se reconstruya con una rapidez pasmosa. Puede que el hecho de enamorarme de verdad por primera vez significase en mí un antes y un después, la brecha entre el siglo XX y el XXI sobre la que escribía antes. Desgraciadamente aquel flechazo no fue correspondido, lo cual hace de una bonita experiencia el peor de los infiernos para un joven desorientado, inseguro e inexperto. La suma adolescencia + primer amor + rechazo arroja un resultado que oscila entre lo traumático y lo catastrófico la mayoría de las veces, el mundo se hace demasiado pequeño a tu alrededor y el dolor de estómago por la ansiedad de ver a esa persona se convierte en algo cotidiano, parece que lleve toda la vida contigo.

Ella no era la más guapa, aunque era muy guapa. No tenía un físico envidiable, pero lo resolvía con maestría. Simplemente era la chica adecuada en el momento idóneo, esa que llega justo a tiempo postulándose como la perfecta candidata a rellenar un hueco de cariño que necesitaba ser cubierto. Siempre he creído que a la hora de sentirte atracción por otra persona el físico es un 30% y la personalidad otro 30%, mientras que las necesidades afectivas de la persona hacen el 40% restante.

Recuerdo que llevaba varios días viéndola transitar por la plaza, aquella en la que aprendimos a hacer todo lo que nuestros mayores nos prohibían. La primera impresión fue de indiferencia, de premeditada indiferencia más bien, ya que su sola presencia ya me incomodaba. Ella conocía de vista a alguno de mis amigos y de vez en cuando la veía hablar con ellos, aquello me ponía nervioso, así que procuraba alejarme cuando se daba la situación, sí, a veces soy un miedica. A las dos o tres semanas dio la casualidad de que me encontraba sentado yo solo en unas escaleras cercanas, probablemente esperando a algún amigo mientras escuchaba en mi walkman una vieja cinta de Manu Chao. De pronto mis fosas nasales detectaron algo inusual, era un perfume delicioso, hipnotizante podría decir, una fragancia dulce y fresca, sin duda no venía de ninguno de los amigos a los que esperaba. Giré mi cabeza tratando de averiguar la procedencia y… casi se me caen los huevos al suelo cuando veo que aquella chica tan mona se estaba sentando a mi lado, no sólo eso, sino que me estaba mirando directamente a mí (¡a mí!) y además estaba sonriendo, vaya sonrisa, nunca había visto sonreir a una chica de esa manera, o al menos nunca me había fijado. Sonreía con soltura y gracia,  con personalidad, su sola sonrisa podía convertir en piedra al que la mirase fíjamente. En aquel momento pensé en huir, si no lo hice fue por que a mí ya me había paralizado.

Me preguntó que que estaba escuchando. Le dije que Manu Chao. ¿¿Manu qué?? ¿Me dejas ver a que suena? Le tendí mi mano y ella cogió suavemente mis andrajosos cascos Sony rozándome involuntariamente la mano. Aquel momento, pese a lo vulgar del hecho, estuvo rodeado de una enorme tensión sexual, magia y miedo, miedo que aún hoy después de tanto tiempo todavía me pone la piel de gallina. Definitivamente me había enamorado, y además en un tiempo récord, ya no había marcha atrás. Los días posteriores nos fuimos conociendo poco a poco, cada día me gustaba más y ella por supuesto se daba cuenta (la policía no es tonta). Llegamos a tener una muy buena relación, muy cercana, pero nada más. Fue un verano largo e intenso, aunque infructuoso. Nunca llegué a saber realmente lo que sintió por mí, su comportamiento me recuerdaba al de Juliet Burke. Durante aquellos días lo típico, falta de apetito, insomnio, la cabeza en otra parte, pensamientos idealistas y ñoños, etc…

Lo pasé realmente mal durante muchos meses pero el tiempo acaba curando cualquier herida, y ahora cuando pienso en ella no puedo evitar sonreir para mí mismo pensando en lo cegado que estaba. Con la perspectiva que da el tiempo veo que lo único que me pasó fue que tuve un SMA de caballo, también conocido como pagafantismo terminal. Hace algún tiempo que no nos vemos, ella tiene desde hace años a su novio (un buen chaval) y yo a mi novia (mejor chavala), además yo ya no vivo allí y si la veo en alguna de mis visitas hablamos normalmente, como personas adultas que somos ya. Incluso en ocasiones nos reímos de las tonterías que solíamos hacer en aquellos tiempos, aunque las tonterías las hiciera yo mayormente, tonto que es uno oiga. Es probable que ella nunca lea este post, y en cierta manera lo prefiero, no iba a descubrir nada que no supiese.

Aquel verano terminó, no así el dolor y la ansiedad de no tenerla a mi lado, que duró bastante más tiempo. Afortunadamente una canción sirvió de bálsamo durante aquellas semanas de desazón, cada vez que la escucho viajo automáticamente 8 años atrás. Por suerte la música es algo que no te rechaza.

No Use For a Name “Coming too close”

http://www.goear.com/files/sst4/e039322862a51987ae447b385568134e.mp3″

Anuncios

16 comentarios so far
Deja un comentario

Te entiendo, a mi me paso algo parecido, pero yo si salí con aquella chica. Sinceramente mejor no haberlo hecho.

El problema de los flechazos es que son demasiado irracionales, no hay personas excepcionales, nosotros las idealizamos. Afortunadamente siempre hay una canción para el recuerdo, seguramente lo más bonito de todo.

Saludos.

Comentario por .undermind

Pedazo de post Gohan. La narración es impecable, me ha encantado leerlo.

Yo cada vez estoy de acuerdo con Punset, la persona ideal puede ser cualquiera. Es un poco exagerado, pero con el tiempo me he ido dando cuenta de que la mayoría de los seres humanos tenemos muchas cosas en común, y como has dicho, una por encima de todas, la necesidad de afecto. Otra cosa que compartimos la mayoría de las personas es que queremos ser buenos, eso hace que en el fondo, todos seamos bastante compatibles. Luego está claro que lo que define una relación es el físico y la personalidad de cada uno, pero al final no es de extrañar que, curiosamente, nuestra pareja ideal viva en nuestro país, o en nuestra ciudad, o incluso en nuestro mismo barrio.

Comentario por Nesta

🙂 Me gusta que lo recuerdes así… además que sí, la música siempre guarda recuerdos!!

Serías un pagafantas… pero estabas feliz, aunque las cosas no salieran como te hubiera gustado… A todos nos ha pasado algo así.

Un besitooo

Comentario por acoolgirl

Yo tuve un flechazo a las 15 años y aún hoy, cuando nos vemos, se me encoge el estómago, y me sale una sonrisa no sé de dónde que me dura todo el día. Y tengo en la cabeza durante unos días Seeds of Love, de Tears fo Fears. Vale, sí, es un caldo de canción pero me pone contenta. Qué post más chulo, Gohan. Un beso.

Comentario por Gordi

Que gracioso lo del SMA!! A las chicas tambien nos pasa, pero además el amigo en cuestión nos folla… Creo que algún dia debería escribir un post sobre eso.

Comentario por caótica

@.undermind, nunca sabré si fue mejor no llegar a salir con ella, aunque quizá es mejor que todo pasase como pasó. Whatever happened, happened.

@Nesta, me alegro de que te haya gustado el post. Últimemente no publico demasiado, y si algo tengo claro es que sólo publicaré cuando tenga algo interesante que contar 🙂

@acoolgirl, bueno, feliz feliz lo fui, pero podía haber sido mucho mejor.

@Gordi, entonces sabes de lo que hablo 🙂

@caótica, me gustaría oír tu visión del SMA, por favor escríbenos algo…

Comentario por Gohan

Un post tremendo Gohan, gracias por compartir algo tan íntimo.

Incluso yo he pasado por más de un SMA !por eso tuve que espabilarme un poco, porque si no hubiese seguido siendo el kleenex humano de todas! es muy digno y positivo reconocerlo para superarlo y sacar de ello una enseñanza.

Comentario por Marc Vidal

como mola leer tus aventurillas…OLE!
..Viva el TORO….vivo!!

Comentario por Weso !

Bueno… lo mío no fué exactamente un SMA, pero con cosas en común

Comentario por caótica

Mas bien SPP (sindrome de la puta psicóloga)

Comentario por caótica

@Marc, me debo a vosotros, queridos lectores 🙂

@Weso, WTF?

@caótica, parece que lo tuyo era una mezcla de follamiga y SMA. Mala pinta desde luego…

Comentario por Gohan

Muy buena entrada y al final, cuando he visto la canción que has puesto me he quedado flipado. No Use For a Name es un grupazo y ese tema hace olvidar la penas a cualquiera y en directo mucho más. Por cierto el 1 de julio tocan en málaga, si te apetece verlos avisa.

Comentario por Retroyonki

@Retroyonki, me pilla un poco lejos Málaga desde mi casa en los pirineos pero me molaría un huevo ir porque además no los he visto nunca en directo, a ver si se acercan un poco a esta zona la próxima vez.

Comentario por Gohan

Publicada en mi blog mi versión del SMA, el SPP

Comentario por caótica

…Y eso que a veces tendemos a pensar que somos los únicos jeje. Al leer tu post estaba viendome a mi mismo simultaneamente hace unos años, en una experiencia casi idéntica… si hasta llegué perder 15 kg por que practicamente no tenia ni ganas de comer! En fin…
Creo que experiencias como esta ayudan mucho en el futuro de una persona en todos los aspectos, aunque hoy en dia en realidad tengo bastantes defectos tipo SMA de entonces, pero he superado de lejos muchos otros, y como bien dices, me acuerdo de esos momentos y me rio bastante.

Muchas gracias y felicidades por haberte currado este Post tan bueno, por que asi se ve que, en definitiva, somos todos iguales. Un saludo

Comentario por ry

hola pichon muy bueno el articulo q gracioso me ha encantado jajajajaj besitos

Comentario por pitu




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: